La miopía es un defecto óptico generado porque los rayos de luz provenientes de un objeto se enfocan por delante de la retina, cuando en realidad deberían enfocarse por detrás. Esto da lugar a una imagen desenfocada y de superficie esférica.

El síntoma típico de la miopía es la visión borrosa de lejos. Además, existe una miopía nocturna que empeora por la noche por el efecto de la dilatación de la pupila.

La prevalencia de la miopía varía significativamente entre los diferentes grupos raciales. La prevalencia más alta se encuentra en Asia del este, donde se reportaron cifras de miopía del 96.5% y el 83.3% en individuos surcoreanos de 19 años que residían en una población urbana y rural, respectivamente, mientras que en Taiwán se estimó una prevalencia del 86.1% en adultos jóvenes entre 18 y 24 años y en China fue del 84.6% en adolescentes de 17 años.

En México, los estudios realizados han evaluado principalmente la prevalencia de miopía en población infantil y adolescente, solamente en uno se incluyó también población adulta.

En 2003 se reportó una prevalencia de miopía del 44% en niños entre 12 y 13 años en Monterrey, Nuevo León. En una zona suburbana del Estado de México se estudiaron niños entre 6 y 15 años, encontrando una prevalencia de miopía del 33%, mientras que en otra población infantil entre 6 y 12 años de una zona rural del mismo Edomex se reportó una prevalencia de miopía del 9.7%.

Finalmente, en 2017, se publicó un estudio de la proporción de los errores refractivos en entidades de México en individuos de 6 a 90 años, encontrando un 24.8% de sujetos con miopía.

Artículo creado con información de Scielo.org,mx.